miércoles, 19 de enero de 2011

Premios Fairy Tales: Segundo puesto.


Éramos sólo dos desconocidos con temor al amor y al dolor. Dos desconocidos cuyos ojos se encontraban en cada esquina de algún rincon secreto que jamás volveré a encontrar. Dos desconocidos apasionados cuando el calor recorría a sus cuerpos encontrados, enamorados, alegres al verse.
Fuimos dos almas creadas para buscar la felicidad que ambos necesitabamos, aquellas letras en un lenguaje embellecido con palabras preciosas que ninguno de los dos habíamos recibido alguna vez. Fuimos lo que viste, ahogados de amor mutuo, esas personas imperfectas y soñadoras que jamás se habían buscado alguna vez.
Aún recuerdo como latía tu corazón al costado de mi pecho blanco y frío. Respirabamos a la par, nos amábamos a la par. Cuando veía tus misteriosos ojos grises, encontraba entre ellos a esa pequeña persona que había robado mi corazón y mi mente por unos cuantos días. Aún recuerdo tu perfume en mi almohada y en mi saco azul marino. Ese perfume amargo y dulce, pero delicioso, como tú. Esa paz que me brindabas con tan solo acercarte a mí, esa sensación que me aislaba de mi mundo de terror. El amor que sentía con esas caricias tiernas y esos besos bajo la nieve, cuando nuestros cuerpos helados se encontraban, nuestros labios estaban dispuestos a chocarse, y cuando unos copos decidían descender, habría sabido por primera vez, que nuestro amor era verdadero; mientras que a alguno de los dos se nos escapaba una sonrisita burlona por el frío y la felicidad que nos atontaba al querernos.
Pero tu fin llego tan rápido que no me lo esperaba. Mi alma quedó devastada. El silencio existe aún. Cuanto te extraño, Chris. Te he esperado por días cuando mi mente estaba en blanco, anhelando que aquellos ojos muertos me dijeran que aún me aman, cuando no estaban más que vacíos de amor alguno y llenos de rencor por el dolor que en algún sinuoso camino te hice pasar. Y, en ese instante, sentí lo que es perder un fragmento de tu alma.
Siempre serás inolvidable. Acompáñame, aunque no estés...
Hay momentos que jamás podré olvidar.
Escrito por Sophie.
Muchas gracias por participar en este concurso, y a todos os recomiendo pasar por su blog :)
Un beso.

8 comentarios:

  1. Felicidades a la ganadora! un beso!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias ❤
    Me alegro que te gustara y estoy muy agradecida por el premio, de verdad. También me gustó escribirlo, como todo. Me da mucho placer.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso relato de Sophie es uan gran merecedora del premio. Un fuerte abrazo y mi felicitación

    ResponderEliminar
  4. huy, supongo que momentos como esos, que nunca se olvidan son cosas que siempre pasan, pero es bueno que esten asi, ya sea por la razon que sea!
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Que lindo, me da pena no haber llegado a mandarte un escrito mio, peor bueno, si haces otro concurso verás un escrito mio por ahí:)
    Un beso grande!

    ResponderEliminar

Motivos para sonreir.