miércoles, 26 de enero de 2011

Premios Fairy Tales: Primer puesto.

Iba con los pies descalzos y la nariz gimiendo de frío en pleno febrero. Había insistido tanto en pasear por la playa, que a las cinco y cuarto ya estábamos todos allí, con el cuerpo en un baile de escalofríos. Al menos no se había traído el tocadiscos consigo. En el último momento, Javi le había quitado la funda de las manos y le había jurado que no volvería a dejarle las camisas sino se metía ya en el coche. Parece mentira que acabásemos sentados en la arena; aunque en los brazos de Beltrán a mí no me importó demasiado. El frío se esfumó de inmediato y el calor embargó mis mejillas. Yo traté de achacarlo torpemente al frío, pero Margot me conocía demasiado bien.
–Ya, ya –dijo.
–¡Oye, que estamos aquí por tu culpa! –exclamé indignada.
–Para una cosa que os pido, bien que os enfadáis. Pero después soy yo la que tiene que ceder siempre.
Lo cierto es que ella tenía razón, no era dada a los caprichos sino a las gentilezas; y al altruismo claro. Eso era muy de Margot. A Javi lo tenía embobado con sus piernas desnudas y aquel jersey de cuello cisne que llevaba a todas partes tratando de sacarle el máximo partido. A las siete no aguantó más y comenzó con Joaquín Sabina, a quién le siguió Foals y algún otro personaje alternativo, pero evitó cualquier contacto con el rock and roll. Nosotros nos dejamos llevar por los movimientos suaves de sus caderas.
–¿Os apetecen los bocadillos de mortadela? –preguntó Sonia, cansada de ver como su chico se comía con los ojos a Margot. A los demás nos costó horrores apartar la mirada.
–Tengo hambre de león –dijo ésta dejándose caer sobre la toalla. Se le había erizado el vello de los muslos, y trataba en vano de calentarse con las manos. Al final logró conmover a Javi, que se levantó y la abrazó por detrás, como quien no quiere la cosa.
–Venga, Sonia, ¿nos vas a dar ya los bocadillos?
Ésta llevaba un rato revolviendo entre las mochilas, pero sólo había encontrado los termos con leche y té, y un paquete de galletas diminuto. Yo sentía sobre mi espalda los rugidos del estómago de Beltrán, pero él no se inmutaba, así que no dije nada y me quedé calladita entre sus brazos.
–¡Llevo sin comer desde las doce! –exclamó Javi (el perfecto inglés).
Margot dejó entrever una de sus sonrisas de canciones de jazz, aunque también las usaba cuanto tenía razón sobre algo.
–Todo esto es culpa tuya, tú te has dejado los bocadillos en casa.
Javi se quedó estupefacto, asomó la cabeza por detrás de su hombro izquierdo y preguntó:
–Perdona, ¿acabas de decir que ha sido culpa mía?
–Claro que sí, los bocadillos estaban con el tocadiscos.
Cuyo blog es Drops of Jupiter y en el cual podreis encontrar muchísimos relatos.
Os lo recomiento, cada vez que paso por este blog me gusta un poco más.

Con esto finaliza el concurso, queria volver a agradecer a todos los que participaron y animaros a seguir escribiendo a todos, porque de verdad que todos los relatos eran geniales. Por si os interesan pasaros por los blogs de aquí porque os prometo que os gustarán.
Un beso muy grande a todos.

10 comentarios:

  1. hola!! jajajaja, me encanto, y es que al final resulta que le hecha la culpa a ella!! me encanto esa parte de "disculpa, estas diciendo que...." esa escena hasta me la imagine!!!
    muy bonito
    besitos

    ResponderEliminar
  2. Felicidades a la ganadora! un beso

    ResponderEliminar
  3. ooooooooh, muchísimaaaaas graaaacias! es un honor, enserio, gracias señorita Nicca!! ha sido un placer participar, y me alegro de que te haya gustado :) muas

    ResponderEliminar
  4. muchas felicidades!!! me sonaba la historia, y ya me di cuenta de porqué, si es que ya lo había publicado en Drops of Jupiter :) felicidadessss

    ResponderEliminar
  5. quien organiza el concurso? vos?

    besos

    ResponderEliminar
  6. Pero qe bonito! un abraazo, te sigo :G espero tu tambien lo hagas *-*

    ResponderEliminar
  7. :) me gusta el blog, los colores y todo esta bien personalizado! cuidate!

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena para ese blog <3

    (perdóname mi ausencia... estudio mucho, te lo prometo).

    ResponderEliminar

Motivos para sonreir.